Adriana del Pardo, blogger

Datos personales

Mi foto
San Pedro, Buenos Aires, Argentina
Directora del Jardín de Infantes 906, San Pedro. Diplomada en resolución de conflictos. Investigadora independiente, sobre los desafíos de educar en un mundo intercomunicado. Amante del arte.

lunes, 18 de julio de 2011

Inteligencia emocional e inteligencia social, dos en una.

El aprendizaje de ambas inteligencias, las cuales van íntimamente ligadas al ser, deben ser tenidas en cuenta y desarrolladas oportunamente. Por lo tanto es básico que, en una sociedad convulsionada e  interconectada ( de la inmediatez, del aquí y ahora), la familia y la escuela tomen conciencia de la importancia en su educación.

Hasta hace muy poco casi ni se hablaba de ellas, hoy son las vedettes del desafío educativo.
Entonces, qué es la inteligencia emocional? Cómo funciona en nuestro organismo y cómo se regula?


Se han realizado experimentos sobre si somos el resultado de la experiencia individual de cada uno. De acuerdo a lo observado se ha determinado que el volumen del hipotálamo ( destinado a la memoria) aumenta de acuerdo a las experiencias vividas. Cuanto más ricas más desarrollo a nivel cerebral.
 Otro estudio realizado a nivel emocional y social fue el saber que implicancias tiene en un niño a futuro, el poder controlar los deseos. Se determinó que, para un niño, cuando debía resistirse ante una tentación, en las pruebas realizadas, aquellos niños que lo lograban tenían éxito social, sin embargo, aquellos que caían en la tentación, eran futuros adolescentes drogadictos. Por lo tanto para lograr un ser equilibrado emocional y socialmente, es muy importante enseñarle a gestionar las emociones.


 La educación emocional se aprende durante toda la vida y se genera a través de 5 habilidades prácticas.
Educación social es un aspecto relevante, a desarrollar, debido a la abrumadora situación social del siglo XXI.
Comparto un video muy clarificador sobre el aspecto social en la educación y la construcción de la ciudadanía de los educadores de hoy.


Adriana

No hay comentarios:

Publicar un comentario